header-photo

A Josemari se le crecen los Nicolases


Primero fue el pequeño Nicolás y luego el Nicolás maduro, y es que no le dejan en paz al hombre, siempre tiene que haber una excusa para estar en el candelabro. La edad en todas sus etapas y manifestaciones se convierte en la pesadilla del ex-presi. Los rencores del pasado han brotado en acusaciones verbales mientras, geográficamente de un poco más al norte, nos llega la noticia de que otro de la saga Bush amenaza con ser precandidato para la presidencia de Estados Unidos.
Sería el tercer presidente Bush, en caso de salir elegido.  Ellos no van a ser menos que los Roosevelt... los Kennedy  y también los Clinton, dado que Hillary también va a luchar en la carrera por la precandidatura para la presidencia.

Los americanos pueden presumir de tener varios miembros de una misma familia como presidentes. Aquí, en cambio, tenemos suerte si no repite ninguno.

Cada vez que llegan elecciones, yo no sé si votar o botar...  Meterse en política debe ser como cruzar una pradera llena de vacas, que por muy limpio estés antes de entrar, pases por el lado que pases, siempre terminas pisando una boñiga, y lo que es peor, puedes ir dejando las huellas tras tu pisada y contaminando a tu alrededor... a familias enteras... y a ver quién limpia eso luego una vez extendido, que como llegue a Suiza ya no hay quien haga la prueba del algodón. Una cuenta en un banco suizo debe ser como la cueva de Alí Babá y los cuarenta de cantimpalos con su club de fans, solo ellos conocen la contraseña de acceso, y ya os digo que no es abracadabra porque esa incluso la sé yo.

Pero yo no soy su fan ni quiero, tampoco de Bisbal, ni de Michael Bubble, ni de los tres tenores, yo me quedo con Ruz, Castro y Alaya, que cantar no sé si cantarán pero a más de uno le están haciendo dar, con temerosa nitidez, el do de pecho. A este paso en las cárceles van a terminar montando concursos de corales polifónicas, y sino, al tiempo...

Invasoras

No vienen de Marte ni de ningún planeta interestelar. Llegaron del otro lado del charco, del Atlántico, digo. Son plantas ornamentales que un día se hicieron hueco en nuestros jardines por ser decorativas y que poco a poco lo han ido invadiendo todo como la peor de las plagas.

Es la hierba de la Pampa o  cortaderia selloana que se propaga con mucha facilidad. Solamente una planta puede llegar a producir un millón de semillas. Si a eso le añadimos que se adaptan a casi cualquier clima, estamos hablando de que poco a poco nuestros campos están experimentando una importante metamorfosis paisajística y sin apenas darnos cuenta de ello.

De hecho, hay parajes en Cantabria y Asturias donde ha proliferado con mucha facilidad en pocos años y ya se está viendo cómo se ha ido transformando su paisaje por esta especie invasora que llega a destruir la flora autóctona. Sus raíces gruesas y profundas hacen que sea difícil su completa eliminación. La única utilidad que tienen es decorativa, ni sirve de forraje, al menos en nuestro país, ni produce ningún fruto, pero allá donde germina poco a poco va haciendo que desaparezcan el resto de especies vegetales.

Los márgenes de sus largas hojas perennes son cortantes aunque, de lejos, pueda parecer una planta inofensiva y delicada.  Para colmo, los alérgicos a las gramnias deben poner especial cuidado y evitar tener cerca alguna de estas plantas.

Aunque se conoce el peligro, aún se siguen plantando en muchos jardines privados, públicos y en las llamadas zonas "verdes" de algunas ciudades.

Si circuláis por la Autovía de Extremadura, por ejemplo, podéis ver que, en algunos tramos, las semillas han llegado hasta la mediana y han conseguido no solo acampar, si no sobrevivir, a pesar de que los encargados de mantenimiento se empeñen en podarlas cada año porque vuelven  a brotar con más fuerza y vigor.

Y es que los que somos de pueblo, o no, sabemos que a las malas hierbas, hay que arrancarlas de raíz.

Perros con trajes y luces


He tenido que verlo con mis propios ojos y enfrentarme a mi cordura que, después de recibir la información llegada al hemisferio izquierdo de mi cerebro a través de mis retinas y de que ésta fuera procesada, se hizo eco de forma inmediata de la extravagancia llevada al límite.

Mis órganos vitales empezaron a recibir señales de alerta empezando mi corazón a latir sin compás cuando vi que hacia mí se aproximaban, en la oscuridad de la noche, dos luces intermitentes a la altura de mis rodillas.

Era un hombre joven que paseaba con sus dos perros de raza buldog francés (raza que se ha puesto muy de moda entre mis vecinos), llevando cada uno un collar luminoso con luces intermitentes. Como información complementaria añadiré que el dueño no llevaba collar, Aunque desconozco si preguntó a los perros si estaban de acuerdo en portar esas luces led que les hace parecer un semáforo móvil porque las hay de todos los colores, verdes, ámbar, rojas... también azules... porque en la variedad está el mal gusto.

Es probable, que los responsables del alumbrado público de algunos ayuntamientos que, en estas fechas, suelen tiran la casa consistorial por la ventana, en cuanto a gastos de electricidad se refiere, obliguen a los propietarios de mascotas a llevar esos collares para dar más luz a las calles y así ahorrar en esa partida de gastos las próximas semanas. Pero yo me niego a llevar a mi perro torero con un traje de luces, soy más de que pasemos inadvertidos.

Tampoco creo que José Luis vaya a poner a su perro un collar luminoso. José Luis es un amigo que ha comprado hace pocos meses un perro, según él, de segunda mano y de marca.  Zanussi, le ha puesto de nombre al animal, porque sabe poner en marcha la lavadora. ¡Qué listo es! Y como es tan listo le compra todos los caprichos que cree pueden satisfacer las necesidades de un perro.

Por la mañana le sacan a pasear con su abrigo de capucha. Si el tiempo es más bonancible, con una rebequita azul celeste, si llueve, un chubasquero a juego con el de de su mujer... y así un sinfín de modelitos que ocupan un fondo de armario que ya quisiera la Beckhan.  Estos fenómenos, producto del consumo exacerbado, hacen que la acera de mi calle parezca a veces la pasarela fashion can. 

Todo esto que os acabo de contar lo vi con mis propios ojos, lo del abrigo, las luces intermitentes...

Cuando llegué a casa después de pasear a mi perro tal como vino al mundo, pobre,vestido con su propio pelaje y un sencillo collar para sujetar la correa, conté a mi familia lo que había visto empezando la historia con un "no os lo vais a creer" y me dijeron, sí, y nosotros acabamos de ver pasar por la ventana un loro azul vestido de lagarterana...






Un ¡hurra! al Rayo Vallecano

Dos días después de que Núñez, el que fuera presidente de uno de los clubes de fútbol más poderosos de este país, entrara en la cárcel para cumplir condena por delitos económicos, el Rayo Vallecano, uno de los  más modestos, tomaba una actitud ejemplar y saltaba a los medios por su inmediata reacción ante un triste acontecimiento en el que su protagonista, Carmen, una anciana de 85 años era desahuciada de su vivienda por haber ayudado a su hijo avalando su casa y no haber podido devolver el préstamo.

Una actitud de solidaridad así, desde la humildad, enaltece a las personas.Un equipo formado por estas personas es, sin lugar a dudas, el equipo más grande.

Mientras todo esto sucedía en Vallecas, en Sevilla, miles de personas se congregaban en las calles para dar el último adiós a otra octogenaria, una tal Cayetana, cuyas buenas obras desconocemos (eso sólo Dios lo sabe), de ella sabemos que tenía más títulos nobiliarios que kilómetros una maratón, que mientras muchos agricultores tienen que tirar sus productos o echárselos a los cerdos porque no tienen salida en el mercado, ella recibía importantes ayudas de la UE y fue poseedora de un sinfín de propiedades  y bienes que la permitieron vivir como sintió. 

Por otro lado (porque la semana ha estado repleta de noticias)  un grupo de fans de la Pantoja, la apoyaban antes de que entrara en el talego por delitos económicos e incluso ofrecían hacer donaciones para pagar su fianza antes de entrar en la cárcel donde, a diferencia de Carmen, tendrá un lugar dónde vivir y comer caliente todos los días, porque se lo pagaremos todos los contribuyentes, los que con nuestro esfuerzo como Carmen, pagamos nuestros impuestos con el sudor de nuestra frente.  Y es que somos así de hipócritas.

Para terminar, queremos aplaudir la actitud solidaria de ese equipazo de Vallecas. un ¡HURRA! a Paco Jimenez y a todo su equipo, son un ejemplo a seguir.

"A sangre fría" Truman Capote


A SANGRE FRÍA

TRUMAN CAPOTE

Editorial: ANAGRAMA



Sinopsis:


El 15 de noviembre de 1959, en un pueblecito de Kansas, los cuatro miembros de la familia Clutter fueron salvajemente asesinados en su casa. Los crímenes eran, aparentemente, inmotivados, y no se encontraron claves que permitieran identificar a los asesinos. Cinco años después, Dick Hickcock y Perry Smith fueron ahorcados como culpables de las muertes. A partir de estos hechos, y tras realizar largas y minuciosas investigaciones con los protagonistas reales de la historia, Truman Capote dio un vuelco a su carrera de narrador y escribió "A sangre fría", la novela que le consagró definitivamente como uno de los grandes de la literatura norteamericana del siglo xx. Capote sigue paso a paso la vida del pequeño pueblecito, esboza retratos de los que serían víctimas de una muerte tan espantosa como insospechada, acompaña a la policía en las pesquisas que condujeron al descubrimiento y detención de Hickcock y Smith y, sobre todo, se concentra en los dos criminales psicópatas hasta construir dos personajes perfectamente perfilados, a los que el lector llegará a conocer íntimamente. "A sangre fría", que fue bautizada, pionera y provocativamente, por Capote como una «non fiction novel», es un libro estremecedor que, desde la fecha misma de su publicación, se convirtió en un clásico.

Opinión personal:

Una historia real contada con la crudeza de los estremecedores acontecimientos ocurridos.
Narra los hechos tal cual sucedieron analizando en profundidad a cada personaje y mostrándonos  a lo largo de la novela las razones que llevaron a los asesinos a cometer esos crímenes tan atroces, sin llegar existir remordimiento alguno de los criminales.
Truman Capote supo de los asesinatos por la prensa y decidió trasladarse al lugar donde habían ocurrido los hechos, entrevistándose con la policía, con los vecinos... e incluso con los asesinos cuando fueron detenidos.
El autor, al final de la novela, consigue que el lector llegue a sentir algo de lástimas por los
criminales a pesar de la sangre fría con la que cometieron semejante barbaridad.
Como novela policíaca, no tiene comparación.

La muerte tenía un precio

Voy por la A-6 dirección Madrid cuando me fijo en un enorme cartel publicitario que anuncia un tanatorio próximo. A partir de ese momento empiezo a observar que no es el único. Los tanatorios se anuncian a lo largo de las autopistas, buscan clientes...

Nunca se me había ocurrido pensar que ese mercado podía atraer  "clientes".  Aquí no valen eslóganes como "si no queda satisfecho le devolvemos su dinero" o "nuestros clientes nos recomiendan" o "llévese el 3X2 como en el Carrefour", ni siquiera un "vuelva pronto".

Cuando llegas a un velatorio en uno de esos lugares tan ostentosos, lo primero que haces es perderte. Una vez que llegas a la sala en cuestión puedes comer galletas, leer la  prensa, una azafata pasa a veces con una bandeja de canapés como si estuviéramos en la inauguración de una exposición,  e incluso hay psicólogos que prestan ayuda a los familiares afectados por la pérdida de su ser querido.
Mientras, en el pasillo de al lado, unas personas que han venido a "acompañar" a la familia, comentan entre risotadas el último partido de fútbol  o se cuentan un chiste. Solo falta una tele en la sala donde estén poniendo, en sesión continua, monólogos del club de la comedia. 

Las funerarias muestran al mundo todo un catálogo de vanidades que dejan al vivo más tieso que la mojama,

El día en que yo estire la pata, espero que sea época de rebajas, que no tengo seguro de decesos, o que me compren una caja en el IKEA para que pueda montarla desde dentro mientras viaje en el tiempo hasta el más allá...

Tarjetas black & truco


La aseguradora donde tengo contratada la póliza de mi vehículo, como muestra de fidelidad por tener una antigüedad de más de veinte años, me ha regalado una tarjeta black. En realidad la llaman platino pero os puedo asegurar que es negra negra. Como recientemente se había montado tanto revuelo en torno a las tarjetas opacas que ha repartido Bankia, he probado a ir a un cajero de dicho banco  a intentar sacar dinero con ella, por ver si colaba. Nada más introducirla por la ranura y antes de que me pidiera el número pin, ha salido esta imagen:
Pero no me he dado por vencida y la he vuelto a guardar en mi cartera a la espera de encontrar otra oportunidad de darla uso, así que, ya de vuelta para casa, al pasar por el peaje he intentado pagar los 1,20€ con ella pero no solo no se ha levantado la barrera sino que han saltado las alarmas y han aparecido dos coches de la Guardia Civil de Tráfico. Asustada, he traspasado la barrera psicológica del miedo y he huido por la R5 siendo perseguida por varios coches de la Guardia Civil, de la Policía Nacional, por un helicóptero de Salvamento Marítimo y por un coche escoba que llegaba de una maratón.

Al llegar a mi barrio las calles estaban atestadas por una caterva disfrazada de muerte, con ropajes negros, esqueletos dibujados, las caras pintadas de blanco y con sangre en la boca. A pesar del pánico he conseguido llegar a mi calle y aparcar a duras penas. Inmediatamente después he entrado en mi casa y me he encerrado muerta de miedo.

Pocos minutos después, ha sonado el timbre. ¡Ya me han pillado! me he dicho, pero eran unas chicas jóvenes vestidas de terror que parecían celebrar una fiesta extranjera que no conozco (ni tengo interés) y que nada más verme me han preguntado ¿truco o trato? Les he dicho que se dejen de trucos que yo no hago tratos si no es en presencia de mi abogado. Yo solo quiero vivir en paz.

Y todo por un triste euro veinte, de haberse tratado de una cantidad verdaderamente escandalosa como, por ejemplo, varios millones de euros no solo no me perseguirían si no que, además, me harían la ola... por supuesto que ni pisaría la cárcel.

"Li" Nicos Cavadias


LI

NICOS CAVADÍAS

Editorial: FUNAMBULISTA


Sinopsis:


La historia entre un veterano marino griego y Li, una dulce niña china en el puerto de Hong Kong, constituye una de las piezas narrativas más sobrecogedoras de la literatura griega. Fue llevada al cine en 1995 por la directora franco-belga Marion Hänsel (Between the Devil and the Deep Blue Sea). El que fue considerado en G recia como «el poeta del mar», Nicos Cavadías (1910-1975), nos adentra, sin afeites pero con ternura, en una dura realidad que aún hoy subsiste: la de los niños que viven en los sampanes del puerto de Hong Kong y apenas pisan tierra firme. Con la profundidad de una parábola zen y la poesía de una canción triste, este relato —probablemente autobiográfico—, a buen seguro, perdurará en la memoria del lector. 

 Opinión personal: 

 El "poeta del mar" nos introduce a través de esta corta e intensa novela, en una triste historia que se sitúa en el puerto de Hong Kong donde retrata una situación real en la que el protagonista es el propio autor, se intuye, y una niña de 10 años. Personaje que muestra su madurez, a pesar de su corta edad, y que nos hace entender la difícil situación que viven los niños en muchos lugares del mundo teniendo que asumir más responsabilidades de las que les correspondería a su edad.
 Es una novela entrañable.

La policía no es tonta


En la época medieval, los reyes, emperadores, gobernadores... los que estaban en el poder, tiranizaban a su pueblo y les sometían bajo el yugo de la esclavitud hacíéndoles trabajar y malvivir pagando impuestos para ellos poder enriquecerse, construir palacios y poder pegarse la buena vida.

Exactamente igual que ahora. En eso poco hemos cambiado, mientras algunas personas que están en el poder algún ex-ministro y ex-banquero, alcalde, diputado, ex-presidente autonómico y un sinfín de etcéteras  se dedican a robar defraudando a la hacienda pública, blanqueando capitales, utilizando tarjetas opacas y gastándose nuestro dinero en... en vicios,  un elevado número de familias viven bajo el umbral de la pobreza según los últimos informes de Cáritas y UNICEF.

Nos toman por tontos, sin duda.

Parece que nada ha cambiado a lo lago de los siglos. La única diferencia es que ahora a algunos (no a todos) por chorizos los van a mandar un tiempo a la sombra donde, por otro lado, no les va a faltar un plato de comida caliente que, dicho sea de paso, vamos a pagar nosotros, los que trabajamos y pagamos nuestros impuestos honradamente. Por favor, que les den un pico y una pala.

Ya iba siendo hora de que alguien destapara la caja de los truenos, y esto no ha hecho más que empezar... ¡qué vergüenza!

Desde este blog queremos hacer un llamamiento a  las ex-novias de toda esta chusma, mangantes y chorizos,  a que empiecen a largar por esa boquita... ya estáis tardando.


"En la orilla" Rafael Chirbes


EN LA ORILLA

RAFAEL CHIRBES

Editorial: ANAGRAMA


Sinopsis:

El hallazgo de un cadáver en el pantano de Olba pone en marcha la narración. Su protagonista, Esteban, se ha visto obligado a cerrar la carpintería de la que era dueño, dejando en el paro a los que trabajaban para él. Mientras se encarga de cuidar a su padre, enfermo en fase terminal, Esteban indaga en los motivos de una ru ina que asume en su doble papel de víctima y de verdugo, y entre cuyos escombros encontramos los valores que han regido una sociedad, un mundoy un tiempo.El bienestar y su reverso inseparable, la codicia y los falsos proyectos, convertidos en materiales de derribo. El espejo en que se mira la vida de Esteban, a su manera un hombre sin atributos, devuelve una imagen hecha de sueños rotos y de ilusiones perdidas. Nada se ha librado de la voracidad. El amor, la familia, la amistad y los códigos sociales también han formado parte del menú en este banquete de unos pocos.Como es habitual en las novelas de Rafael Chirbes, el interior de los personajes, lo que éstos piensan y sienten sobre sí mismos y sobre el mundo que habitan, se corresponde con un determinado paisaje exterior que en este caso tiene como referencia ineludible al pantano. Éste, principio y final de la narración, va adquiriendo un creciente peso simbólico que, siempre sujeto a un feroz materialismo, nos ayuda a comprender las complejas relaciones que los seres humanos mantienen con su entorno y con su historia. La novela nos obliga a mirar hacia ese espacio fangoso que siempre estuvo ahí, aunque durante años nadie parecía estar dispuesto a asumirlo, a la vez lugar de uso y abismo donde se han ocultado delitos y se han lavado conciencias privadas y públicas.Heredero de la mejor tradición del realismo, el estilo de En la orilla se sostiene por un lenguaje directo y un tono obsesivo que atrapa al lector desde la primera línea volviéndolo cómplice. La variedad de recursos –monólogos, narración en tercera persona, diálogos– permite abrir el campo de la novela a otras situaciones y personajes. El perro Tom, Liliana, el oportunista Francisco, Justino y el estafador Pedrós componen una red de intereses y rencores.Después de Crematorio, la novela anterior del autor, galardonada con el Premio de la Crítica, entre otras distinciones, y considerada como "una de las mejores novelas españolas en lo que va de siglo" (Ángel Basanta, "El Cultural"), En la orilla es una magnífica y terrible obra maestra, de todo punto inolvidable. 


Opinión personal:

Me ha resultado deprimente porque muestra con crudeza la realidad de la crisis actual, especulación inmobiliaria, inmigración, falta de trabajo... una realidad que duele.. 
Cuando pase todo esto, lo volveré a leer, seguramente.

"Al envejecer, los hombres lloran" Jean.Luc Seigle


AL ENVEJECER, LOS HOMBRES LLORAN

JEAN LUC SEIGLE

Editorial: SEIX BARRAL

Sinopsis:

 Al envejecer, los hombres lloran, de Jean-Luc Seigle, es una novela de la narrativa extranjera de alto valor literario que se ha convertido en un éxito sorpresa en Francia. Una novela que han hecho crecer lectores y libreros: posee un encanto que se ha propagado gracias al boca-oído. Una obra con diferentes niveles de lectura: una historia de amor filial, una novela sobre cómo sobrevivir a las mentiras de la Historia, un canto al poder de los libros y el conocimiento... Premio RTL Lire, que conceden libreros y lectores de toda Francia, y que han ganado autores como Anna Gavalda. Jean-Luc Seigle es novelista y dramaturgo. Al envejecer, los hombres lloran es su tercera novela. El 9 de julio de 1961 es un gran día para la familia Chassing y los habitantes del pequeño pueblo en el que vive: hoy llegará el primer televisor al pueblo, y el novedoso aparato les traerá las imágenes del hijo mayor, destinado a la guerra de Argelia. Durante el día en el que transcurre la novela, el lector se enfrenta a la muerte, el adulterio, la mentira, y a una revelación en la que la Historia, en mayúscula, se mezcla con la historia de una familia que ya no volverá a ser la misma.

Opinión personal:

Una de las cosas que más me han gustado de la novela, es la importancia que dan al cuidado de la anciana que vive con ellos, madre del protagonista Albert Chassing. Me encanta este personaje siempre pendiente de las necesidades de su familia, observando cuidadosamente lo que ocurre a su alrededor, en silencio y actuando frente a cada situación o dificultad. Es una novela muy emotiva y nos hace comprender muy bien la situación de cada personaje en la historia. Lo que menos me ha gustado ha sido el personaje de Suzanne que me ha parecido bastante superficial en contraste con el personaje de Albert que se sacrifica siempre por el bien de los demás.El final es inesperado y me ha decepcionado, aunque en cierto modo algo se intuye, es inevitable  que el lector se sobrecoja.

La princesa de cera


Destacar en el mundo de las artes y las ciencias, ser deportista de élite, personaje histórico o ser famoso en el mundo del espectáculo conlleva unos riesgos, como el de que te inmortalicen en algún museo de cera.

Si nos diéramos un paseo por el Museo de Cera de Madrid, no sin antes pasar por taquilla y pagar los 17 eurazos que cuesta la entrada, podríamos descubrir las figuras de cera de muchos personajes con los que nunca nos encontraríamos en el bus o en la cola del super, Entre otras cosas porque algunos, por suerte, ya están muertos.

En ciertos casos podemos observar una semejanza razonable, como la figura de cera del guaperas George Cloonney, a quien han clavao, o la de Alaska, igualita que ella misma y dando el mismo miedo con su vestimenta negra y sombra de ojos de color ídem.

Otras figuras, en cambio, resultan más difíciles de distinguir como la de Obama a quien han caricaturizado con una dentadura de tamaño tal que más parece un anuncio de colgate que la imagen de todo un un presidente de los EEUU. O nuestro Iker Casillas a quien, de no ser por el traje de portero de la selección española, sería imposible reconocer.

Sobre otros personajes no podemos juzgar el parecido porque son tan antiguos que no les hemos visto ni en fotos, pero, sin lugar a dudas, a quien no le han hecho justicia ha sido a la Princesa Leonor. Con lo guapa que es la niña y hay que ver cómo la han dejado a la pobre. Yo me habría negado a que expusieran esa figura públicamente, pero...

Entiendo que la realización de estas figuras sea un arte, aunque confieso que a mí no me gustan y tampoco me ha llamado la atención visitar los museos de cera. En una ocasión me llevaron a ver el de Madrid y del mal recuerdo que me quedó no he querido volver.

Ver la sala del terror y a Jack el destripador descuartizando cadáveres en un fregadero me dio tanto miedo que estuve noches sin dormir. La misma impresión que al ver la representación del cuadro de Goya "Los fusilamientos del 3 de Mayo" y a un torero que está siendo víctima de una cornada en el ojo...  Sangre por todas partes... Esas imágenes me resultaron espeluznantes,

Ahora, cada vez que voy por el Pº de Recoletos, antes de llegar al Museo de Cera, me cambio de acera.

Foto: Me niego a poner esa foto tan horrenda por respeto a la niña

Para Pache


Te fuiste una mañana de otoño, madrugando para decir adiós como durante más de veinte años madrugaste para acudir puntual a tu trabajo en el que algunos tuvimos la dicha de compartir contigo muchos y buenos momentos.

El día anterior habías celebrado tu último cumpleaños, seguramente con el sabor amargo de tu partida inminente  porque sabías que llegaba el final.

Trabajadora incansable, madre infatigable, buena compañera ¿cualidades? las tenías todas, inteligente, perseverante, prudente, humilde...

No te rendías ante nada, lo que te proponías lo tenías que conseguir, nunca de dabas por vencida hasta conseguir tu objetivo. 

Jamás se te vio participar en círculos cuando se hablaba de tal o cual persona salvo que fuera para bien. En esa  actitud y en tantas otras deberíamos muchos de nosotros tomar ejemplo, me incluyo.

Cuando alguien necesitaba cualquier información, ahí estabas tú para indagar e investigar en los archivos hasta dar con el asunto. Siempre dispuesta a ayudar cuando te lo pedían.

Ante la adversidad nunca te faltó coraje y hasta el final luchaste contra la enfermedad que se empeñaba en no apartarse de ti.

Todos hemos sentido tu partida. Muchos, con lágrimas en los ojos, miran cada mañana tu silla vacía, esa ausencia  que solamente se puede llenar con nuestras oraciones  y con el recuerdo indeleble de los momentos contigo vividos, de todas las cosas buenas que has hecho en tu vida...

Estoy absolutamente segura de que, desde el lugar que tienes reservado en el Cielo, velas por todos los que más te han querido, especialmente por tus hijos y por toda tu familia. 

Los que fuimos tus compañeros, unos más cercanos que otros por circunstancias del trabajo, te debemos este pequeño homenaje porque fuiste una mujer excepcional. 





Día Internacional de las Personas Mayores


La riqueza cultural de nuestros pueblos reside en nuestros mayores que fueron testigos directos de nuestra historia y vivieron, en primera persona, los acontecimientos más importantes.

Ellos nos enseñaron casi todo lo que sabemos o pusieron a nuestro alcance, con mucho esfuerzo, los medios para que aprendiéramos lo que ellos no sabían o no nos podían enseñar.

La experiencia de la vida y el paso de los años han hecho que se conviertan en auténticos pozos de sabiduría donde deberíamos ir a beber  más a menudo, escuchar tantas historias que tienen que contarnos y tantas cosas que tienen que enseñarnos, y no tragar tanta tele, tanto programa basura y un sinfín de etcéteras que nos impiden pensar y ver con claridad lo realmente importante que tenemos a nuestro alrededor.

Ahora, un elevado porcentaje de estos mayores, viven los últimos años de su vida olvidados en residencias de ancianos donde, a una gran mayoría, se les aparca para que no molesten.

No sabemos lo que hacemos, ellos nos lo dieron todo.  Junto con los niños, son el mayor tesoro que tenemos en esta sociedad, y ni a los niños les dejamos nacer ni a los viejos les permitimos vivir dignamente.

La culpa la tiene esta sociedad de consumo que viaja a velocidades de vértigo, dicen. Pero no es verdad, la culpa es nuestra, de cada uno de nosotros, que si parásemos a mirarnos en un espejo, nos daríamos cuenta de la clase de monstruos en los que nos hemos convertido.

Los años pasan, y no pasan en balde, un día nos pasará factura todo lo que estamos haciendo porque nosotros formamos parte de esta sociedad y por lo tanto es nuestra responsabilidad hacer que las cosas cambien.

No olvidemos que al más allá todos tenemos entrada libre. Como no sabemos el momento, conviene estar preparado...

Y ni que decir tiene que  el día que me jubile y sea mayor, no quiero ni oír hablar de tercera edad. La edad de los mayores es EDAD DE PRIMERA, ni de segunda ni de tercera. Espero que quede claro.

¿Quién lleva los pantalones en casa?

Foto Hola.com

La cosa no es nueva, la rivalidad entre  Inglaterra y Escocia no es como la de los de Villarriba y los de Villabajo enfrentados por ver quién friega mejor una paellera (para ellos todo), esto es mucho más serio, viene desde hace varios siglos. Nos remontamos al siglo XVI, de cuando la reina Isabel I quien precisamente no estaba a partir un piñón con María Estuardo, por cuestiones de poder y porque la envidia es muy mala, la hace prisionera  en un castillo donde tras varios años de cautiverio decide poner fin a su vida y la decapita. Y todo para arrebatar su trono, ella, que ni siquiera era la heredera porque fue, presuntamente, hija ilegítima de Enrique VIII y Ana Bolena (ay qué susto, en un lapsus pensé que había escrito Ana Botella), a la que se cargó por haberle puesto los cuernos con un músico de la corte. Para la gente poderosa de antes era tan fácil matar como para la de ahora robar. Nadie va al trullo por eso.

 María, en cambio, era la heredera legítima al trono de Escocia, hija de Jacobo V por lo que podemos suponer que antes hubo un Jacobo IV, Jacobo III...  hasta llegar a San Jacobo, conocido por empanar al huevo a los duques de York dejando en medio una loncha de queso que al final no sirvió para nada porque les terminó separando. Atando cabos y tirando del hilo acaba saliendo la verdad de las cosas.

Ahora los escoceses han votado y han decidido que no se separan. Pues que no se separen, que sea lo mejor para todos y que nadie se vea perjudicado que al final el pato siempre lo pagamos los mismos.

Pero de haber ganado el sí, nos habríamos planteado unas cuestiones de carácter transcendental...
¿Habría seguido siendo el príncipe Carlos la musa de los diseñadores de faldas escocesas?
¿Seguiríamos viéndole pasear con Camila por el patio del colegio con sus falditas de cuadros y sus calcetines altos de borlas conversando sobre Shakespeare o sobre el calentamiento global?
¿Habría seguido siendo el príncipe Harry el principal embajador del whisky escocés?
¿Pues no es Hevia  ese que va tocando la gaita caminando al borde del los acantilados?
¿La reina qué opinará de ésto?


Machu Picchu



No es la modelo más fotografiada, ni la actriz de telenovela mejor pagada. Ni siquiera es modelo, ni actriz, ni tiene profesión conocida como cualquier hijo de Pantoja. Pero llega un día su ex y la llama Machu Picchu, por su origen inca, supongo, pero de modo peyorativo. Eso está muy feo, nadie insulta aquí con nombres de montañas.
Como si fuera el acontecimiento más importante del verano, sale en todos los medios y yo sin estar informada del asunto, oye, que de no ser por mi portera no me entero ni del nodo.
Y es que Telecinco, presuntamente, acaba de fichar a Chabelita para un programa de moda y belleza, obvio.
 De pequeña, la niña,  ya apuntaba maneras cuando salía en las revistas de la mano de su madre junto a Julián Muñoz y con esa la carita de nube que tienen todos los hijos menores de los famosos...
Ahora resulta que Chabelita, de ser cierta la noticia, ha tenido más suerte que muchos de los jóvenes de éste país, con mejor preparación que ella, a la hora de encontrar trabajo, y sin tener que salir de España. Pero es lo que tiene ser hija de una famosa por muy imputada que haya sido, o haber tenido un padrastro cumpliendo condena en el talego. Tienen tanta suerte que, por su cara bonita, se les abren todas las puertas para vivir del cuento.

Y hablando de fichajes a lo grande. Llegado también del otro lado del charco, nos llega un mejicano apodado como llaman los gallegos a los guisantes: Chicharito. Toda una institución como el Real Madrid acaba de fichar a otro galáctico con nombre de verdura. Tanto derroche de glamour me obnubila. Esperemos que haya venido para marcar goles y no solamente para vender más camisetas que guisantes envasa al año el gigante verde.
Aunque a mí no me importa mucho si vende o no vende, o si marca o no marca goles, los administradores de este blog se lo perdonamos mientras no protagonice un anuncio publicitario posando en gayumbos como ya hizo Messi,


Volver de vacaciones: típicos tópicos


Que el final del verano está a la vuelta de la esquina es una realidad patente. Por fin, los niños vuelven a las aulas, nosotros a nuestros trabajos y la moda de otoño empieza a llenar los escaparates. Acabo de ver un abrigo de tres cuartos (o de cuarto y mitad, que de medidas no entiendo) en una tienda del barrio y me han entrado unas ganas de comprarlo que no os podéis imaginar. A una temperatura a la sombra  de 30ºC es lo que más apetece, sin lugar a dudas.  De hecho me he encontrado a mi vecina que me invitaba a una Mirinda fresca en el bar de la esquina y le he dicho ¡uf! ni loca, lo que me atrae ahora mismo es comprar un abrigo y un pantalón de pana.
Pero lo que peor llevo es la vuelta de vacaciones, no la mía, que me gusta el trabajo y volver a él es gratificante, sino la de los demás.
No aguanto los típicos tópicos:
¿Qué tal las vacaciones?
Respuesta A: "Cortas"
Respuesta B: "De vacaciones siempre se está bien"
Respuesta C: Te explican dónde han estado sin que les preguntes, contándote con todo lujo de detallas qué han  hecho  ¿en serio has estado en el apartamento de Benidorm con tus suegros? ¡qué suerte!
Lo mejor es decir bienvenido y punto.
Pero aún hay algo mucho peor. Los besos. Yo si puedo me escaqueo, no me gusta que vengan a interrumpirme todo el rato y a hacerme perder el tiempo, cuando se van, cuando vuelven, cuando me voy, cuando vuelvo... Esto es un motivo de estudio para los psicólogos, yo lo llamo el estrés de los besos.
Es como lo de dar los buenos días. Lo mejor es llegar el último así solo dices una vez ¡buenos días! y todos contestan a la vez, pero como llegues el  primero estás perdido, tienes que aguantar los buenos días de todos hasta que llega el último. Eso si no tienes un recorrido largo hasta llegar a tu puesto y tienes que ir diciendo a todo el que te encuentras a tu paso: Buenos días, buenos días, buenos días...
Y cuando se van ocurre lo mismo: Hasta mañana, hasta mañana, hasta mañana ¡si Dios quiere! respondo yo.
Así que, lo mejor para empezar la jornada es encontrar en tu mesa, al llegar la mañana de un lunes, una nota anónima como la de la foto...



¡Tírate el rollo!


*Advertencia importante antes de empezar a leer: Este artículo puede herir los sentimientos de algunas personas sensibles.

Ojo de Sauron "El Señor de los Anillos"



Cuando comenzó la crisis hace unos años, muchas empresas se vieron obligadas a echar el cierre. Otras, en cambio. para evitar el fin de su existencia, comenzaron a aplicar todo tipo de medidas de ahorro.

Polideportivos. colegios, institutos,  empresas privadas... todos se apuntaron a la medida del llamado "rasca y gana ".

Consistía en aplicar recortes en el consumo de papel higiénico. En algunas cabinas de conserjes empezaron  a aparecer carteles como  pedir el papel higiénico en portería, lo peor es que la gente se daba cuenta demasiado tarde de que en la entrada había un cartel con la advertencia.

Claro que no siempre era así. Otras empresas o instituciones más generosas, sí ponían papel en el porta rollos metálico, pero con dispositivo especial que lo racionaba para evitar el despilfarro,  y además, un papel como los de antes, de los que sirvieron para que algunos poetas, como Miguel Hernandez, pudieran dejar sus manuscritos sin que éstos sufrieran deterioro con el paso del tiempo.

Ese papel es como la lija, si se utiliza durante mucho tiempo puede provocar efectos secundarios que pueden revestir gravedad. en algún caso, ya que hace que desaparezcan por completo las almorranas y puede dejar la desembocadura del  recto como el ojo de Sauron.

Podéis pensar que es una tontería y, en parte, no os faltaría razón, pero la reducción de costes con esta medida es tal, que cuando se aplicó durante la crisis anterior, solamente con los recortes en las administraciones públicas, se ahorró lo suficiente para construir aeropuertos como los de Ciudad Real, Castellón y Torrijos.

¿Que aún no hay aeropuerto en Torrijos? pues hacemos uno.

Otra fuente de ahorro importante aplicable también a este material de consumo doméstico,  puede ser la aplicación de medidas de seguridad. Consiste en instalar candados en los dispensadores de papel higiénico para que nadie los robe, como los que ponen en los abrigos de pieles del cortinglés. Algo de semejante valor intrínseco, no puede estar al alcance de cualquiera para que lo robe y lo venda en el mercado negro.

Blanqueo de capitales



Somos una empresa de emprendedores de nueva creación que nos dedicamos a blanquear capitales de provincia, aunque nuestra mayor actividad se desarrolla en pueblos de Andalucía, como Mijas, donde nadie lava más blanco.

Nuestro principal handicap ha sido la Muralla de Ávila que data del siglo XII y tras su remodelación parece que fue construida antes de ayer, lo que podría llegar a ser una desventaja para el turismo de la ciudad ya que resulta increíble que se conserve tan bien después de casi novecientos años de historia, que se dice pronto. Desde aquí queremos hacer un llamamiento a los turistas para que la visiten.

Si quiere su ciudad blanca y limpia, llámenos, aceptamos los grandes retos, nuestra capacidad de soñar no tiene límites, innovamos hasta el extremo y de iniciativa vamos sobrados.

También blanqueamos fachadas de edificios, rotondas, toallas y dentaduras postizas. Nos adaptamos a todo, tenemos amplia experiencia en el campo de la investigación de nuevos materiales, dependiendo de qué desee blanquear podemos usar cal, lejía, perborato de sodio... 

Nuestro nuevo reto es blanquear el interior de los ayuntamientos especializándonos en los despachos de algunos concejales de urbanismo. Para ello necesitamos contar con la ayuda de jueces y fiscales incorruptibles que esperamos sean el mejor andamiaje para llegar a las torres más altas.  

En el caso de Pujol, encargamos la misión a nuestra comisión especial novia despechada, la mejor aliada para este tipo de operaciones especiales ya que pueden conducirnos a auténticos paraísos fiscales. 

600 prendas y 500 noches

La generosidad de Victoria Beckham no tiene límites. Con tal de estar en el candelabro, que diría la otra, es capaz de desprenderse de 600 trajes para subastarlos con un fin benéfico. Cualquier excusa es buena para renovar el fondo de armario.
La gente de a pie, la ropa usada la seguimos conservando incluso durante décadas por si vuelve a estar de moda algún día o por si volvemos a caber en ella.
Victoria, que siempre está divina, jamás repite modelo, así que 600 prendas no le dan ni para dos años si calculamos a prenda por día.
Eso es vicio, no me digáis, ya hay que tener un armario grande par meter todo eso. Un armario grande que quepa en una casa muy grande y una cuenta corriente que no conoce los números rojos.
Vale que tenga que dar buena imagen, lo admito, no va a salir a tirar la basura la calle con los rulos puestos,  la bata guateada y las zapatillas de pompón rosa como mi vecina del 5º, pero de ahí a gastar tanto dinero con el hambre que hay en el mundo me parece pecao.
Sobra decir que, aunque ser diseñadora no es lo que la ha hecho popular,  la señora de Beckham y ex Spice Girls, se ha adentrado en los mundos de la moda porque se preocupa mucho por la imagen. Tanto, que podemos llegar a preguntarnos ¿es real o viene del futuro como la del anuncio de la lejía Neutrex?
Alguien tiene que explicarle a esta chica YA que cuando decimos que la belleza está en el interior, no nos referimos al interior del armario y que la gente la va a querer igual si sale de casa con unos pantalones vaqueros y una camiseta, que de esta guisa. Modelo ideal, dicho sea de paso, para ir un lunes de primeros de mes a hacer cola al INEM a sellar los papeles del paro o a un funeral.





Qué Ascot

Casi se me cae la pamela al Tajo al conocer la noticia del "presunto" dopaje de Estimate, el caballo ganador del Gold Cup Royal de Ascot del año pasado y propiedad de la reina de Inglaterra. Debe ser lo más normal del mundo hacer un control antidopaje a los caballos, como a los deportistas de élite, cuando se trata de competiciones tan prestigiosas como lo es ésta, muy conocida también por ser el mayor escaparate de "sombreros de colores" que llevan las féminas que acuden a tan popular evento.
Según informan de palacio, el pienso estaba contaminado, suponemos que alguien había debido aderezar la comida del equino, por accidente o no, con una alta dosis de morfina, ya que cuando le hicieron la prueba de dopaje al animal, estaba hasta las trancas, como para no ganar la carrera. Vamos que si el jinete no frena al corcel al llegar a meta, todavía sigue corriendo e incluso habría podido cruzar a nado el Canal de la Mancha.
La reina Isabel II  tendrá que devolver el premio siempre y cuando las investigaciones que está llevando a cabo la Autoridad de Caballos Británica estén concluidas. Si una vez finalizadas tuvieran como resultado que han sido los propios cereales con los que fabricaron el pienso los que han producido esa sustancia, yo quiero comer pienso de ese para cuando vaya a correr alguna maratón.
Ya veremos a quien se le cae el pelo con este asunto, aunque no hay calva que no cubra una buena pamela.



Los niños perdidos


No quiero hablaros de los niños perdidos del país de Peter Pan, ni tampoco del pan de molde,  ni del pan de Taramundi, ni siquiera de Campanilla, sino de unas pulseras que son para evitar que los niños se pierdan  y que se llaman así, las pulseras de los niños perdidos.
A ver, vamos a explicar esto bien no haya mal entendidos. En realidad es para facilitar su localización en caso de que se pierdan y alguien de buena voluntad se preocupe de que sus padres les encuentren. Padres que, en algún caso, estarán tumbados al sol despreocupados de todo.
El invento consiste en poner al niño una pulsera que no se podrá quitar y que lleva incorporado un código QR. Sueltas al niño por la playa y listo, a tomar el sol o a darte un baño tranquilamente que el niño ya puede perderse con total libertad y que no moleste, ya se encargará otro de encontrarle, de ir a buscar su teléfono con el que, por suerte, podrá leer el código de la pulsera donde están los datos del niño incluido tu número de móvil, te harán una llamada y listo, final feliz.
En caso de que el teléfono no pueda leer el código por ser antiguo, habría que llamar a emergencias donde inmediatamente activarían el protocolo del niño perdido (literal). Consiste en hacer lo mismo, es decir, buscar un teléfono móvil capaz de leer el código, llamar a los padres y se acabó la historia.
Pero este asunto me ha provocado una serie de interrogantes. ¿El niño sabe hablar?
Si la respuesta es sí,  entiendo que el niño puede ayudar participando en su propio rescate, decir su nombre y el color de la sombrilla, así como informar al socorrista de la existencia de la pulsera, éste,  leerá el código QR y avisará y a los padres para que vayan a buscarle. También puede esperar a que los padres busquen al niño, esa es otra posibilidad aunque dadas las circunstancias, la veo remota.
Si el niño es tan pequeño que ni siquiera sabe hablar y se pierde con una pulsera de esas, ese sí que es un pobre niño perdido por tener unos padres que le dejen a su libre albedrío deambulando por ahí solito bajo el amparo de una simple pulsera.
Yo abogo por proteger a los niños, por no perderles de vista ni un solo momento, prefiero estar pendiente de ellos que de una llamada de móvil si se han perdido. Además, la pulsera ni siquiera tiene GPS para localizarles en un momento de despiste.
Esto me recuerda a los chips que ponen a los perros,  pero mejor no vamos a dar ideas, que con el arsenal de vacunas que nos ponen desde que somos pequeños ya vamos bien servidos los que vivimos en este país de Nunca Jamás.

Nuevas tecnologías

El semáforo está de color verde pero no avanzamos. Se vuelve a poner rojo y seguimos igual, así llevamos un rato, a estas horas el centro es intransitable. Nervios, malos humos, ya no sabemos qué hacer. En la radio, lo mismo de siempre: tráfico lento ¿lento? ¡mentira! Estamos parados desde hace más de media hora, a saber de dónde sacan la información.
.
De aburrimiento empiezo a analizar  lo que ocurre a mi alrededor.

Observo al conductor del coche de atrás, veo que está explorando su riqueza interior introduciéndose el dedo índice por el orificio nasal. Petróleo va a encontrar como esta situación no mejore en poco tiempo.

Cambio de posición el objetivo de mis retinas y veo que cruza la calle una chica  vestida de negro  con la cara muy blanca y profundas ojeras como si llevara semanas sin dormir. No sé si va a un funeral o si es de la familia Adams o de los Zapatero pero os aseguro que me la encuentro por la noche por una calle oscura y salgo corriendo. Va paseando a su perro también negro como el azabache, aunque confieso que al principio me costó vislumbrar al animal, no estaba segura de si era su propia sombra o si se le había enganchado el felpudo a la falda que también llevaba arrastrando por el suelo.

Ahora mi mirada se detiene en la esquina de la derecha donde, en un escaparate lleno de carteles, se anuncian ofertas de televisores de pantalla plana en una tienda de electrodomésticos que subsiste a pesar de la agresiva competencia de las grandes superficies. Antes los televisores eran cuadrados y podías poner encima de todo, el tapete de ganchillo,  la bailarina, el toro e incluso el jarrón  “Recuerdo de Teruel”  que  te trajo tu vecina de cuando Teruel ni siquiera existía...  Tampoco existía el mando a distancia, para cambiar de cadena, había que levantar el culo del sofá si querías cambiar de “La casa de la pradera” de la primera, de los domingos por la tarde, al fútbol  o la carta de ajuste de la segunda.

La tecnología ha ido evolucionando en todos los ámbitos de nuestra vida y todo con un único fin, hacernos una vida más cómoda, o lo que es lo mismo, para hacernos más vagos.

Lo último han sido unos robots con forma humana,  parecen tan reales que dan el pego, como si fueran personas con cirugía plástica, sin una arruga ni un triste grano en la cara, que incluso dan conferencias sobre cualquier tema, demostrando, además,  un perfecto dominio de la gramática y la sintaxis. Lo que a nosotros nos costó aprender con sangre, sudor y lágrimas, a ellos se lo dan de merendar en potito de software con tropezones del RAE y listo.

Pero por más avances tecnológicos, nadie, absolutamente NADIE,  ha sido capaz de inventar un palo para la  fregona que sea irrompible. Cada vez duran menos, da igual que los compres en el super o en el chinojuan, son iguales, todos se doblan y se parten por el mismo sitio y al más mínimo esfuerzo,  incluso si caen al agua, flotan. 

El tráfico comienza a fluir, el rostro de la persona del coche de atrás ha cobrado de un aire decidido y  de forma precipitada se ha dispuesto a arrojar algo por la ventanilla de su coche.Yo cierro de inmediato la del mío y piso el acelerador. 

Atravesado por un alambre de espino


Sopla el viento agitando tus ramas indemnes trayendo voces lejanas de niños que juegan en plazas, de ruidos de la calle, del graznido ensordecedor de esas aves que un día fueron migratorias y que el cambio climático ha hecho que se queden todo el año llegando a formar parte del paisaje. Atrás quedaron sus largos viajes cruzando mares, océanos y continentes.

En mi retina quedará grabada la imagen de tu tronco estrangulado por ese alambre de espino que penetró tu corteza y atravesó tu albura, que te privó de la libertad de crecer erguido, que te doblegó y sometió tu vida a ese corredor de la muerte hacia el que te empujó un día la mano del hombre.

A tu lado, tu hijo soporta el peso de tus sueños rotos, de tus cicatrices, de tu futuro truncado, haciéndose fuerte en su debilidad, inclinándose contigo hacia esa sombra que se empeña en rehusar los rayos del sol.

En tu copa, en cambio, las ramas se han vuelto a llenar de hojas nuevas que trajo la primavera y que dibujan un paisaje de colores y nostalgias

Contemplo la particular imagen de dos árboles fundidos por un abrazo inseparable.

"Sobre el Cielo y la Tierra" Jorge Bergoglio y Abraham Skorka


SOBRE EL CIELO Y LA TIERRA

JORGE BERBOGLIO Y ABRAHAM SKORKA

Editorial:


"Sobre el cielo y la tierra es el resultado de una serie de profundas conversaciones que mantuvieron el papa Francisco, en ese entonces Arzobispo de Buenos Aires, y el rabino Abraham Skorka, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, de manera alternada en la sede del Episcopado y en la comunidad judía Benei Tikva. En sus encuentros transitaron las más variadas cuestiones teológicas y terrenales: Dios, el fundamentalismo, los ateos, la muerte, el Holocausto, la homosexualidad, el capitalismo. A su vez, el libro es un noble testimonio del pensamiento de Jorge Bergoglio –de fuertes y profundas raíces jesuitas- antes de ser designado Sumo Pontífice.


¡Tengo que pasar la itv!


Como níscalos en un pinar después de una tormenta han empezado a proliferar por todos los puntos de nuestra geografía, principalmente en los extrarradios de las grandes ciudades, los llamados Centros de Inspección Técnica de Vehículos. Una multitud de centros te ofrecen su servicio anunciándose con grandes carteles visibles a 1 km desde la autopista, algunos con atractivos descuentos  porque, en definitiva, no se trata más que de un negocio como otro cualquiera.

Se acabó lo de esperar largas colas para poder acceder a los escasos túneles de los horrores que había repartidos por la región y aguantar los malos humos...

Previamente he mirado el nivel de aceite, rellenado el agua del depósito de los limpia parabrisas, comprobado las luces de freno, los intermitentes… creí haberme preparado para sacar un diez en la prueba y  ¿con qué me encuentro? con que está  fundida la luz de la matrícula. Por favor, a quién se le ocurre mirar ahí… quién iba a pensar que esa pregunta iba a caer en el examen... pero ha caído y por esa nimiedad ya tengo una mancha en el expediente, indeleble hasta la próxima inspección. Ya hay que ser tiquismiquis.

Llega la mejor parte, la de colocarse sobre el foso. Mientras el operario desciende hasta el mismo, observo un cartel con letras grandes que dice PROHIBIDO SALTAR EL FOSO. Menos mal que lo avisan porque  nada más acceder al recinto me estaban entrando unas ganas de saltar el foso a lo  Niurka Montalvo que no os podéis imaginar.

Salgo de mi ensimismamiento cuando una voz desde el más allá me dice ¡mueva el volanteee! ¡pise el frenooo! Aún tengo en la planta del pie la marca del pedal.

Todo son caras amables, incluso me ofrecen despegar la pegatina anterior y poner la nueva, lo nunca visto por estos ojos. Antes te soltaban todos los papeles y la pegatina y allá te las compusieras.

Me hacen una encuesta de satisfacción y me invitan a un café de máquina (no, gracias).

Y es que no hay nada como la competencia para que nos traten mejor. Veremos en qué acaba todo este negocio...

Naturalezas muertas



La Vía Láctea es la autopista que lleva a Asturias.

Tonto de remate es aquel  que cree que el eco es alguien que responde a sus preguntas con las mismas tonterías.

La Venus de Milo entendió mal el chiste de Jaimito montando en bici “mamá, mamá, sin brazos…”

El borracho sueña con una botella de vino llena,  el náufrago con una botella vacía.

A la puerta del cementerio hay un cartel que reza:  pase sin llamar, no funciona el timbre.

Hay  hombres que  pueden hacer  más de dos cosas a la vez. Con una mano sujetan el mando de la tele mientras ven el fútbol a la vez que hacen reflexiones filosóficas de profundo calado como:  ¿estás ciego? ¡eso era penalti!   

Cuando te haces viejo no estás solo, a tu lado caminan la presbicia, la próstata o la prótesis.

Las frases lapidarias cambiaron su estatus cuando Jesulín de Ubrique y  Sofía Mazagatos soltaron aquellas perlas: "en dos palabras im-presionante" y "estar en el candelabro". 

El elefante marino  no está en peligro de extinción, en el Ártico no se organizan safaris reales.

Si tienes una llamada perdida déjalo estar, si la devuelves  alguien te puede contestar al otro lado de la línea de teléfono:  ¿tiene usted una llamada perdida? ¡pues encuéntrela!


El óleo con frutas sobre mesa y mantel que tengo colgado en casa ha sido un bodegón toda la vida y no consiento que venga nadie a decirme que de mi pared penden naturalezas muertas.

Voy corriendo



Tras una noche azogada escuchando mi silencio y las campanadas de un reloj que, en la lejanía,  me avisa de que van pasando las horas de esta vida que se me ha dado en usufructo, llega un nuevo amanecer que me saca de la rutina.

La niebla ha extendido su espeso manto sobre  calles y autopistas que nunca tienen descanso, ni siquiera este domingo.

En el Parque del Retiro una marea multicolor avanza hacia una misma dirección.  Unos calientan, otros estiran, otros simplemente se dirigen hacia la línea de salida.

 Todos estamos preparados para la prueba, cargados de ilusiones.

Pistoletazo de salida.  Salen los de la primera fila con posibilidades de ganar la carrera. Yo voy en la retaguardia.

Unos serán más felices si llegan primeros y baten marcas, otros encontrarán la dicha si consiguen su mejor tiempo, otros tal vez se conformen con llegar.

El cronómetro avanza al ritmo de mis zancadas dejando atrás calles empinadas, niños aplaudiendo y torres inclinadas.

Una marea de colores va inundando las calles de Madrid.

Queda el tramo más difícil,   la última subida…  el llanto, la fatiga, el pensar si voy a lograr mi objetivo… Empiezo a ver gente  tendida en  el suelo,  otros se paran porque no pueden seguir después de tanto esfuerzo.  Es el calor que golpea.

Sigo avanzando pero ahora  con pasos amordazados.  Último kilómetro,  alguien  grita mi nombre y me alienta.  Ya está próxima la meta, la visualizo… unos metros más y ahí está. La cruzo,  desaparecen el dolor y la fatiga y brotan sentimientos de júbilo.


Doy gracias a Dios. Un año más, lo he conseguido.

Carta de amor

Intento traer a mi memoria el recuerdo del día en que nos conocimos, las emociones vividas, los sentimientos compartidos... pero han pasado tantos años que el tiempo ha ido borrando los recuerdos...   aunque se me antoja que fue un día como hoy, cuando los campos lucían su mayor esplendor y los telediarios anunciaban el comienzo de la primavera como si fuera el comienzo de una nueva era,  la noticia más importante del día que cada año se repite,  cuando hace semanas  que se les adelantaron los del "corte inglés", algo que también se repite cada año.   La primavera llegó tarde porque se anunció tarde, así de simple es todo. 

Apareciste en mi vida preocupándote por mi  higiene bucal y consiguiendo arrancarme la mejor de las sonrisas.  Viniste a traer luz a mi oscuridad, llegando a todos los rincones e intersticios donde el cepillo de dientes no llegaba.  Poco a poco me fui acostumbrando a tu presencia en mi vida y así hasta el día de hoy, en el que  puedo confesar públicamente que no puedo vivir sin ti.
Poder reír abiertamente sin temor a enseñar mis blancos incisivos es una sensación indescriptible que no tiene parangón. Desde entonces, mi vida es más feliz ¡puedo sonreir! 

Tan solo hay un momento del día en el que ese gesto es imposible, se trata de  cuando, cada mañana, camino del trabajo, adelanto al mismo camión cargado de cerdos que va dejando una estela de olor por toda la autovía y que no es a chanel precisamente, obligándome no solo a cerrar la boca sino a quitar una mano del volante para taparme la nariz.

 Estoy completamente segura de que si Leonardo Da Vinci te hubiera conocido, habría pintado a La Gioconda con una enorme sonrisa que mostrara sus dientes  y no con la boca cerrada y con ese rostro que, según el día que tengamos, podemos pensar que nos sonríe o que le están pisando el callo.

Muchas veces son las cosas pequeñas y sencillas que otros pueden considerar poco importantes, las que nos hacen más felices en el día a día.


Enviado desde mi Sony Ericsson Xperia mini pro de última generación mientras voy conduciendo por la M40 con la ventanilla bajada tratando de rascarme la planta del pie izquierdo con el pedal del embrague a la vez que trato de resolver un soduku sujetando el boli con los dientes y me voy pintando las uñas de color verde.

Los abre fácil

La plataforma de afectados por lesiones provocadas por los abre fácil, solicita a los fabricantes de envases que promocionen con urgencia a su ingeniero de diseño industrial y le manden a algún astillero a desarrollar sus habilidades innovadoras en materia de acorazados fabricando submarinos. Se lo pedimos por el bien de la humanidad, que un día nos vamos a dejar la vida intentando abrir una lata de mejillones. Eso si no nos manchamos antes con ese líquido color naranja llamado escabeche que cubre dichos moluscos dentro de una lata cerrada herméticamente. Manchas, por otro lado, indelebles y que ningún detergente es capaz de eliminar por tanto, me da igual que venga de otra galaxia la señora del pelo azul o el don limpio ese que mucho no debe limpiar porque siempre está de brazos cruzados y me recuerda unas veces a un tal Óscar de color dorado  y otras al del tercero que es portero de una discoteca. Para colmo ahora los envases de productos de limpieza vienen con cierre de seguridad a prueba de niños, dicen. Más que a prueba de niños parecen estar fabricados a prueba de balas. Si fueran un poco más grandes podrían ser utilizados como bunkers para proteger a las personas en caso de amenaza de una guerra nuclear. Ya está bien de ponernos las cosas difíciles, hombre. Que vas por el pasillo del supermercado, perdida, porque cambian las cosas de sitio cada dos por tres (estrategias de venta) y preguntas al reponedor ¿dónde están las latas de atún?, enfrente de la pescadería, te dice, y cuando pasas por delante, un centollo vivo te mira desafiante echando espuma por la boca mientras teje una bufanda invisible con sus pinzas. Llegas a la sección de latas de atún y no sabes cual coger, en aceite de girasol, de oliva, en escabeche, en un pack de 3, de 6, la lata de 1kg… Como no vayas con una idea fija pierdes más tiempo haciendo la compra en el supermercado que Marco buscado a su madre camino de Argentina cruzando el globo de los Apeninos a los Andes...
Buscando el tomate frito, cruzas  por el pasillo de los refrescos. Esas latas, con argollas de abre fácil, tan discretas… que abres una en la cocina y toda la familia oye el choffffff, aunque estén con la puerta cerrada y la música puesta ¡tráeme una! ¡y a mí también! ¡Eh! parad, que parezco el butanero ¡una al quinto C! y todos los demás vecinos se asoman a sus ventanas y empiezan a gritar al señor del mono naranja ¡a mí otra! ¡a mí otra!
También están los abre fácil históricos del hilo rojo, como los de las cajas de los quesitos, los propios quesitos y las cajas de detergente de la lavadora. Ahí tienen razón, son muy fáciles de abrir pero ¡¡¡si encuentras el dichoso hilo rojo!!!
 Qué me decís de las pizzas. Sellaron el cierre pasando con una apisonadora que incrustó de tal modo la tapa al envase que solo queda echar mano de la tijera o del cuchillo jamonero.
No me quiero olvidar de los yogures. Toda la vida el yogur se abría rompiendo la tapa con la cuchara, ahora tienes que estar dando veinte vueltas al yogur hasta que encuentras la esquina que está despegada para abrir sin romper como si tuviera premio, para, al final terminar rompiendo la tapa con la cuchara.
 El día menos pensado inventan un abre fácil para los huevos, a ver qué se les ocurre. Mientras tanto seguiremos rompiéndolos como nuestros antepasados, con mucho cuidado.
 Por si acaso, yo siempre guardo un abre latas de los de toda la vida. Es verdad que tenemos que hacer mucha fuerza,  tanta, que podemos desplazar el eje de la tierra, pero las anchoas tienen garantizado su rescate.


La fiesta de Oscar


A  Oscar y a su mujer  les han entregado hace pocos días  las llaves de su nueva casa. Están la mar de contentos y han dado  una fiesta.  Han firmado una hipoteca de 185000€ a pagar en cien años y la casa está en un pueblo de la provincia de Toledo  donde Much dio el último Grito pero no les importa porque al comprar la casa les han regalado un televisor de 24 pulgadas y un peine de color rosa.

Nos invitaron a la fiesta a todos los que habíamos sido sus vecinos de la Calle Mosqueperros. Nosotros estuvimos en un tris de no ir porque son un poco raros,  pero al final decidimos aceptar su invitación para no quedar mal porque  iban todos nuestros vecinos y claro, no les íbamos a hacer el feo.

 Al llegar a su casa con parcela,  habían extendido una alfombra roja de varios metros de longitud  desde la puerta que da a la calle hasta la entrada al garaje donde había todo un despliegue de camareros que iban pasando con bandejas de comida y bebida. Habían contratado a una empresa de catering  para el coctel de bienvenida. Un día es un día, si es preciso se amplía la hipoteca…

Olvidaron advertirnos que había que ir  vestidos con traje de noche así que yo me presenté en vaqueros, aunque no me arrepentí, la verdad. Teníais que haber visto cómo quedan unos vaqueros paseando por la alfombra roja, ya os pasaré la foto del Photocall. Mis vecinas llevaban todas unos vestidos horrendos, aquello se parecía más a la ceremonia de los Oscar`s que a la fiesta de Oscar.

Pasaron las horas y aquello se fue animando, la música a todo volumen…  algunos bebían y bebían y volvían a beber…   otros se habían empezado a fumar las hojas de una especie de geranios que tenían en una maceta y aquello empezó a echar un humo y un olor, que el solo hecho de respirar cerca del humo, aquello te tumbaba.

 En un momento determinado que, por más que intento recordar,  no logro ubicar en el espacio tiempo, uno de los invitados a la fiesta se quitó la ropa, se subió al tejado y agarrado a una cornisa amenazaba con lanzarse al vacío porque decía que quería aprender a volar…  Aunque parezca increíble, nadie le hizo caso ¡ni yo misma!  Es como si todos estuviéramos hipnotizados.


De hecho, lo siguiente que recuerdo a partir de ese momento  fue cuando estábamos todos en la comisaría, no sé cómo habíamos llegamos hasta ahí, tampoco quiero saberlo.

El del  tejado supongo que aprendió a volar porque leí las noticias locales al día siguiente y no hablaban de ningún accidente.

La poda

Finales de enero, sábado, me dispongo a podar unos árboles frutales tijera en mano. No tengo la más remota idea de qué ramas debo cortar así que acudo al mayor experto, el abuelo. Los abuelos son las personas más sabias del mundo.

Subo a una escalera y, desde abajo, con una vara-batuta cual director de orquesta  me va señalando, corta esa rama por ahí a ras del tronco, todas las ramas que veas igual que esa tienes que cortarlas porque son “chupones”, se alimentan de la savia cuando esta fluye abundante por el tronco y las ramas pero con el único fin de engordarse a sí mismas, no dan fruto.

El director sigue con su batuta dirigiendo la orquesta que suena al ritmo de los tijeretazos. Ahora me dice que corte  unas más altas que sobresalen por encima del resto, que son poco productivas, y que, además,  darán sombra a otras  que están más abajo  cargadas de dardos y brindillas, y por lo tanto son las que se llenarán de flores  cuando llegue la primavera y, consecuentemente, de fruta en el verano.

Cuando el árbol tiene vida y es fuerte, le empiezan a salir ramas por todas partes, a veces no nos damos cuenta porque crecen a más velocidad  que el resto  y al principio pueden  pasar desapercibidas. Si no las cortamos a tiempo, se alimentarán de las ramas que realmente  producen, impidiendo  que el fruto del árbol  sea menos abundante y de peor calidad.

Gracias a las ramas compuestas por los dardos y brindillas,  el árbol se mantiene firme, ante cualquier adversidad o crisis que pueda presentarse, de lo contrario, si un árbol no produce tendrá su final en la leñera y servirá para alimentar el fuego. Hay otras ramas que también producen, aunque  menos, son las que intentan sobresalir por encima del resto y que, cuando el árbol se llene de hojas, harán sombra a las que están más abajo de modo que si no las cortamos a tiempo para que pase la luz, provocarán que el fruto que quede  a la sombra no crezca. El director me pregunta para asegurarse de que he aprendido la lección ¿de esas ramas cuál cortarías? ¡Uf! a veces no es fácil. Se necesita mucha práctica y años de experiencia.

 En eso consiste la poda. En  tener un buen director que, con su batuta, señale por dónde cortar cada rama, que sepa cómo dar mejor forma al árbol para que el sol y la lluvia ayuden a que tenga frutos abundantes.  Saber distinguir qué ramas son las que producen, diferenciar bien los chupones de los dardos y brindillas  y si se han tenido en cuenta las luces y las sombras...

Cuando llegue el tiempo de la recolección descubriremos si se ha hecho un buen trabajo.

Me gusta correr

Me levanto  temprano, sin  hacer ruido para no despertar a quienes aún siguen atrapados en sus sueños. Sin olvidar los guantes y el chubasquero en esta fría y lluviosa mañana de invierno, me calzo las zapatillas que esperan, con avidez, a que llegue su momento glorioso de salir a embarrarse. Es como si cobraran vida al entrar en contacto con mis pies.  En cuanto traspaso el umbral de la puerta, empiezo a correr.
 Salgo de casa mirando al cielo y dando gracias a Dios por el nuevo día que acaba de empezar, porque estoy viva…
Comienzo el recorrido y empiezan a volar mis pensamientos, llegando a dar vida a mis sueños y llenándome de historias que voy construyendo zancada tras zancada al ritmo de la música o escuchando el eco de mis pisadas… siento que cada pisada es un latido…
 Me gusta el olor a pino,  sentir la brisa del viento que choca en mi cara y las gotas de lluvia que me invitan a cerrar los ojos… a veces  me emocionan tanto estas cosas que me hacen llorar.
Corro porque me gusta correr, disfrutar de cada paso que doy, de cada zancada, de sentir que puedo tocar el aire,  de esforzarme  al máximo, marcando mis objetivos y estableciendo yo misma mis propios límites. 
No voy a ganar ninguna carrera,  pero voy a disfrutar siempre del camino hasta la meta.  
La pasada noche unas nubes  caprichosas se prodigaron con empeño y dejaron las calles llenas de charcos, las plazas desiertas y los nidos vacíos.
Voy observando todo lo que encuentro a mi paso,  las ramas desnudas de los árboles,  alguna flor atrevida
que da color a este  invierno,  un rayo de sol que, tímidamente, busca ser el protagonista en este amanecer tan frío… trato de encontrar la belleza en cada cosa que veo, en cada momento que vivo y que es un regalo.
Corriendo, llego al punto de encuentro donde me he dado cita con los compañeros que han madrugado como yo.  Poder compartir esta pasión con ellos es todo un regalo. Formando equipo, estamos dispuestos a enfrentarnos a varios kilómetros de recorrido, por asfalto, por caminos, por senderos escarpados… pisando charcos o esquivando ciclistas mientras la lluvia nos empapa.  El espíritu de sacrificio y la perseverancia son nuestro escudo.
 Nos agrupamos por equipos según nuestros tiempos, mantenemos un ritmo, nos esperamos, nos alentamos…  Saludamos  a otros corredores que  encontramos en el camino  aunque a veces sin conocerles.   
Salimos a correr  desafiando cualquier  adversidad climatológica, nos da igual si llueve, si nieva  o si estamos bajo cero, o si un sol de justicia nos abrasa y nos abraza con sus rayos.  Las temperaturas extremas no nos amilanan.  No importa si tenemos el viento en contra, a la vuelta lo tendremos a favor. No conocemos la pereza. Nos gusta correr. 

En cada carrera lo damos todo porque lo importante para la mayoría de nosotros  es llegar y aunque sepamos de antemano que no vamos a llegar los primeros, la ilusión es lo más importante.

Soy agente secreto de la CIA pero no se lo digáis a nadie



No llegué aquí por casualidad, desde que nací  me han estado preparando para ser agente doble de los servicios secretos de los Estados Unidos de América y del extrarradio de Alpedrete. Gracias a un duro trabajo y mucho esfuerzo, sacrificando los mejores años de mi vida,  he logrado realizar con éxito cada misión que me ha sido encomendada allende los mares. Esto de ser espía  lo llevo en los genes, ya mi abuelo  fue agente doble de la CIA y trabajó durante muchos años de maestro  infiltrado en la K.E.G.B. en un pueblo de la estepa de Soria, soportando temperaturas extremas y sin calefacción central.

Pero ahora trabajo en mi país,  investigo al inventor de la receta de cocina “pollo sentado sobre botella de cerveza”, receta que se ha extendido como la pólvora entre la gente de a pie y los jefazos quieren que se ponga freno a esto porque, según ellos, todo apunta a que se trata de una maniobra de desprestigio hacia nuestra cocina cuya pretensión es rstar protagonismo y glamour a la cocina de diseño y destruir el turismo gastronómico en nuestro país. Tanto trabajo de investigación de cocineros profesionales sobre nuevas texturas y sabores, para que llegue este pollo, coja un ídem, le meta una botella de cerveza por el buyas,  le ponga un poco de sal, lo meta en el horno y listo... esto no puede quedar impune.

 Mi contacto de Almendralejo me ha facilitado recientemente las coordenadas de su ubicación y por fin, esta noche, vamos a llevar a cabo su detención.

Lo que no sé es dónde le van a meter una vez juzgado, porque las cárceles están llenas. Pero bueno, mi trabajo termina cuando le ponga en manos de las autoridades. Desconozco qué pena pedirá el fiscal, pero hasta donde yo sé, los miembros de la asociación protectora amigos del pollo de corral, se presentará como acusación particular por estar en contra del maltrato animal.


El plátano de Canarias


Todos sabemos que para hacer deporte lo mejor es comer un plátano diario, aporta vitaminas, minerales,  hidratos de carbono y no sé cuántas cosas más. Nosotros solamente tenemos que comerlos y ellos solos  se distribuyen por nuestro organismo donde más se necesiten.  
Entre sus numerosas propiedades está la de prevenir el colesterol, evitar  calambres (si hacemos ejercicio físico), es beneficioso contra las úlceras de estómago, ayuda  a combatir la anemia,  aportan  gran cantidad de energía y un sinfín de etcéteras. Vamos, que el plátano de Canarias tiene más propiedades que la duquesa de Alba.
 Pero no debemos confundir los nuestros (ricos en potasio)  con los que importan los alemanes (ricos en cocaína), porque así les pasa luego, no tienen fuerza, se caen, se rompen la pelvis… Como le ha pasado a la señora  Merkel,  que se empeña en ignorar todo lo nuestro aun sabiendo que es lo mejor (la envidia no es buena) y claro, en lugar de comer plátanos prefiere hartarse de bananas enriquecidas con coca y no es lo mismo, los efectos de éstas pueden llegar a ser devastadores.
 En cualquier caso y con todos mis respetos, yo  a esta señora no me la imagino esquiando, la veo más practicando lanzamiento de martillo o viajando en globo, pero bueno, son las cosas que nos pasan cuando nos hacemos mayores, que como se nos meta una cosa en la cabeza a ver quién se atreve a llevarnos la contraria. 
Desde aquí quiero lanzar una advertencia:
Antes de consumir un plátano lea la etiqueta y consulte a su peluquero. 

El ciclo de la vida


El invierno de la vida transcurre a veces en blanco y negro. Atrás quedaron los días de esplendor  en que viniste a hacer tu nido en mi rama más alta cuando un estallido de flores cubría mi copa de color pastel.
 Mis hojas, más tarde,  protegieron a tus polluelos ocultándoles de acechantes predadores  y fueron como brisa fresca agitándose los días del caluroso verano. Ellos fueron creciendo y madurando a la vez que mis frutos . Pero una vez más llegó el otoño, comenzaron a amarillear las hojas y fueron cayendo sigilosamente formando una tupida alfombra alrededor de mi tronco.  Llegaron las lluvias, el frío y los vientos huracanados se llevaron consigo las últimas hojas dejando mis ramas completamente desnudas, con la sola compañía de tu nido que, aunque ya maltrecho, se mantiene aferrado a la rama formando parte del mismo paisaje invernal.

Cuando en mis días aciagos y mis noches oscuras la tristeza me embarga,  miro tu nido solo y frío y un atisbo de esperanza  intenta asomar de nuevo cuando siento la savia que fluye por mis ramas que  ansía la llegada de una nueva primavera.  Antes llegará la poda para llevarse lo viejo y  que nazca lo nuevo.